El atrapamiento del nervio ciático de origen no discogénico puede ser causado por diversas patologías. El síndrome de glúteo profundo describe el atrapamiento extrapélvico del nervio ciático en la región anatómica denominada espacio subgluteo. (1,2)

El espacio subgluteo está delimitado adelante por el musculo glúteo máximo, detrás por el borde posterior del cuello femoral, en la parte lateral por la línea áspera del fémur y en la parte medial por el ligamento sacrotuberoso y la fascia falciforme; (1,2). Alberga 8 músculos, Piriforme, obturador interno, Gemelos superior e inferior, Cuadrado femoral y el Origen de los isquiotibiales y 5 estructuras nerviosas las cuales son el nervio ciático, n. pudendo, n. cutáneo femoral posterior, n. glúteo superior, glúteo inferior y 3 arterias glútea superior e inferior y la arteria circunfleja medial del fémur. (1,2)

El nervio ciático tiene origen en las ramas ventrales de las raíces L4 hasta S3, formando un tronco único que mide alrededor de 1,5 cm de diámetro; Sale de la pelvis por la escotadura ciática mayor por debajo del músculo piriforme y desciende cubierto por el glúteo mayor en el intervalo entre la tuberosidad isquiática y el trocánter mayor descansando sobre los géminos, el obturador interno y el cuadrado femoral para finalmente ingresar a la región posterior del muslo hasta la fosa poplítea. (10)

Las diferentes estructuras neurovasculares que se encuentran en este espacio tienen movilidad dado el estrés al cual son sometidos, siendo el mejor ejemplo el deslizamiento de aproximadamente 1.3 a 2.8 cm que presenta el nervio ciático durante la flexo-extensión de la cadera. (13)

Los atrapamientos extrapélvicos del nervio ciático pueden ser producidos por bandas fibrovasculares hipertróficas, compresión por el musculo piramidal, músculos gemelos superior e inferior y el músculo obturador interno; También se puede atrapar en el canal isquiotrocanterico entre el isquion y el trocánter menor, limitando el libre deslizamiento del nervio ciático en esta región. (1, 2,14)

El cuadro clínico del síndrome de glúteo profundo puede consistir en dolor lumbar bajo y dolor en región glútea de larga data, imposibilidad para permanecer sentado por periodos de tiempo prolongado, parestesias o disestesias del miembro inferior y como antecedente importante puede existir historia de trauma directo en la región glútea o altos esfuerzos musculares. (1, 2,6)

Ante la inespecificidad de los síntomas y de las ayudas diagnósticas, se tiene una prueba terapéutica de gran ayuda como lo es el test de bloqueo del musculo piriforme realizado en el área de la escotadura ciatica mayor donde ademas bloquea por contigüidad el nervio ciático; En donde, sí desaparece el dolor por completo es un test positivo mostrando que el atrapamiento se encuentra en esa área.

El tratamiento del síndrome del glúteo profundo debe ser inicialmente conservador mediante terapia física realizando estiramiento de las estructuras musculares alrededor del espacio subglúteo; El manejo requiere de planes de rehabilitación muy específicos y de educación del paciente. Se logra un buen resultado en más del 87% de los pacientes, sin embargo frecuentemente se encuentra deserción de los pacientes ante la falta de respuesta rápida. (1,2)

Cuando los pacientes presentan falta de respuesta al manejo conservador (terapia física, infiltración) en un periodo no menor de 6 meses, deben ser manejados con métodos quirúrgicos.

Dentro las opciones de tratamiento se han descrito técnicas abiertas y endoscópicas. Benson describe la liberación del nervio ciático mediante intervención abierta realizando tenotomía del piramidal a nivel del trocánter mayor en 15 casos con excelentes resultados (1, 2,7).

Filler y cols. en una serie de 62 casos de liberación abierta con un seguimiento de 2 años, refiere 59% de excelentes resultados (1, 2,8).

El primer intento de manejo endoscópico lo realizó Dezawa en una serie de 6 pacientes donde mediante visualización endoscópica del nervio ciático y posterior tenotomía abierta del piriforme obtuvo buenos resultados (9).

Recientemente Martin y cols describe la liberación endoscópica del atrapamiento del nervio ciático mediante tenotomía del piriforme en el área miotendinosa a nivel de escotadura ciática mayor en una serie de 35 pacientes con valoración de la funcionalidad a partir de la escala de Harris y la evaluación del dolor por medio de la escala EVA, reportando 83% de buenos resultados con esta técnica, (1,2).

Pérez Carro y cols. También por manejo endoscópico del atrapamiento y tenotomía en el área miotendinosa, en una serie de 26 pacientes reportó una mejoría de los síntomas medidos en escala de Harris con 79 % de excelentes resultado. (2)

Al valorar la evidencia de esta patología y el difícil manejo de pacientes que no responden al tratamiento conservador, así como los buenos resultados obtenidos por métodos mínimamente invasivos, los cuales son similares a los obtenidos con métodos abiertos y considerando la experiencia del grupo de preservación articular en el manejo endoscópico, se ha realizado intervenciones endoscópicas a pacientes con SGP que no respondieron al tratamiento conservador.

Write a comment:

*

Your email address will not be published.

Powered by Producciones W